En los siguientes apartados estudiamos el sistema funcional de los 7 Aceites Sagrados Físicos,  sus  indicaciones terapéuticas y  diagnóstico clínico/energético.  Diferenciaremos el funcional de cada aceite en relación a cuatro sistemas teóricos:

-   El sistema ayurvédico , que utiliza aromas ( además de otros elementos como la alimentación)  para equilibrar por medio del olfato los tres doshas : vata (aire), pitta (fuego) y kapha (tierra y agua).

-   La teoría védica de los de chakras: De los textos sagrados hindúes Vedas, nos llega el conocimiento del sistema energético humano en el conocido sistema de chakras. Nos basaremos sobre todo en los Upanishad, si bien debido a que las referencias son sumamente breves en estos textos, utilizaremos textos modernos y tradicionales. En el Antiguo Egipto los sacerdotes de los diferentes niveles iniciáticos tenían información y formación del sistema energético de los seres vivos.  El llamado “Libro de los muertos” narra diferentes aspectos del viaje del alma en el proceso de encarnación  desde el espíritu a la materia y la vuelta al espíritu (ib, ka, ba, aj, ren y sheut y la iniciación Sekhem).  Con algunas pequeñas salvedades, ambos sistemas, el  védico y el egipcio,  son comparables y nos dan una misma aproximación  a la visión de las diferentes dimensiones de la materia desde lo más sutil a la más baja densidad. 

La teoría de los arquetipos, de Carl G. Jung.

 Los contenidos del inconsciente colectivo son los llamados arquetipos. Jung también les llamó dominantes, imagos, imágenes primordiales o mitológicas y otros nombres, pero el término arquetipo es el más conocido. Sería una tendencia innata (no aprendida) a experimentar las cosas de una determinada manera.

El arquetipo carece de forma en sí mismo, pero actúa como un “principio organizador” sobre las cosas que vemos o hacemos. El arquetipo es como un agujero negro en el espacio. Solo sabemos que está ahí por cómo atrae materia y luz hacia sí mismo.  (“Arquetipo: el hombre hereda imágenes de su pasado ancestral, un pasado que incluye tanto a sus antepasados humanos como a los prehumanos y animales. Con ello no estamos diciendo que esta herencia de imágenes raciales suponga el recuerdo consciente de la persona de imágenes que pertenecieran a sus antepasados, sino que más bien hablamos de predisposiciones potenciales a experimentar y responder al mundo en la misma forma en que lo hicieron sus antepasados. Son por lo tanto, estructuras arcaicas profunda”s. C.G.Jung)                  

La teoría de la Jerarquía  de las Necesidades, de Abraham  Maslow

Maslow, (1908-1970), psicólogo estadounidense humanista,  cree que el hombre es un ser cuyas necesidades crecen y cambian a lo largo de toda su vida. A medida que el hombre satisface sus necesidades básicas o primarias, otras más elevadas como las secundarias ocupan el predominio de su comportamiento y se vuelven imprescindibles.

Maslow plantea que el ser humano está constituido y compuesto por un cuerpo físico, cuerpo sociológico y cuerpo espiritual y que cualquier repercusión o problema que ocurre en cualquiera de estos cuerpos repercute automáticamente sobre el resto de los cuerpos de la estructura. Por esto Maslow propone dentro de su teoría el concepto de jerarquía, para así darle orden a las necesidades a nivel del cuerpo físico, sociológico y espiritual.

Las necesidades se encuentran organizadas estructuralmente con distintos grados de poder.

Por último, anotaremos  los bija mantras: sílabas en sánscrito que representan la vibración y energía de cada uno de los pétalos de los chakras.

 ÁMBAR ROJO                                                              

Es una oleorresina  que se extrae del árbol  Benzoin Styrax  o benjuí.  Su aroma es dulce, avainillado, rico e intenso y su textura untuosa.

o   Es un aceite kapha desde el punto de vista del ayurveda.

o   Su relación vibratoria  la establece con el primer chakra  o MULADHARA, según la teoría del yoga de los chakras.

 El chakra raíz está formado por la frecuencia de vibración más lenta del sistema energético humano, que se corresponde con el ritmo de las estaciones y los ciclos de la tierra. Resuena con el color rojo, que también tiene la vibración más lenta del espectro visible. 

En diferentes prueba de medida  llevadas a cabo utilizando el hercio como unidad de medida,  el aceite presenta una  oscilación aproximada  entre los 380 a 400 hercios como media  dependiendo de la cosecha de la resina, considerándose que alcanza resonancia vibratoria con el chakra raíz, el cual vibra armónicamente en 396 hz cuando el individuo tiene un estado físico, mental y emocional de equilibrio.

 El chakra raíz está situado en la base de la columna vertebral, en el perineo,  unido a la boca de Shushumna y según dicen los vedas, su cabeza pende hacia abajo. Se relaciona con nuestras actitudes fundamentales en relación con la vida y actúa como un principio que mantiene la calidad y la flexibilidad de nuestra fuerza vital en los momentos de cambio. Puede lograr que nuestra energía se organice otorgándonos paciencia y orden. El chakra raíz corresponde con nuestra predisposición genética.

 El chakra raíz proporciona la energía que necesitamos para cubrir los aspectos básicos de la vida. Se trata de una inteligencia gestora y organizadora que busca la supervivencia del individuo. Se asegura de que estemos bien plantados en nuestra vida y de podamos procurarnos alimento, refugio y todo lo necesario para la supervivencia. Algo muy importante a tener en cuenta es que nuestras actitudes fundamentales respecto de la vida afectan a la capacidad de procurarnos dichas necesidades básicas. Así, si creemos que la vida es dura y fuente de sufrimientos, crearemos una vida con esas cualidades. Si pensamos que es necesario luchar, eso es lo que nos veremos obligados a hacer.  El aceite de Ámbar Rojo nos ayuda a ser conscientes de esos modelos desadaptativos, de esas creencias limitantes de una vida fácil, primer paso para realizar un cambio real y práctico en nuestra vida.

 La fragancia del  Ámbar Rojo elimina con determinación la resistencia al cambio. Este aceite cala en los remotos recovecos más oscuros e internos que puedan percibirse inflexibles, sólidos y estancados.

Cuando exista dificultad para aceptar nuevas situaciones y se necesite abandonar una postura familiar, hay que fijarse dónde está la resistencia. El aceite de Ámbar Rojo ayuda a reconocer e integrar lo que ha estado cambiando en nuestra vida.                                                                                                                   Cambiar la dirección adonde nos dirigimos requiere un proceso de ajuste y determinación. El aceite de Ámbar Rojo permite sintonizar con el cambio. Cuando cambiamos, todo lo demás también lo hace, todo el sistema cambia cuando cambia una pieza, por pequeña que ésta sea. Debemos aprender a celebrar los cambios.  Podemos preguntarnos ¿qué cambios en la vida nos dan más miedo o a cuáles nos resistimos más?, y ¿Cómo aprovechar lo que nos ofrece la vida?.

 El chakra raíz también concierne a nuestros vínculos con la tribu, el clan, la familia y la comunidad y cómo estas se relacionan con la prosperidad.  Las familias y comunidades que han sufrido grandes privaciones dejan en herencia esa situación en el chakra raíz de los descendientes, debilitando la fuerza vital del individuo y el derecho a tener una buena vida. Si por el contrario son familias que han llevado una vida próspera, los hijos y descendientes  heredarán actitudes y expectativas positivas y sanas, creyendo en el éxito y no en la necesidad de atravesar penurias y dificultades; es decir, tendrán una gran fuerza vital. El aceite de Ámbar Rojo nutre la energía del chakra raíz enriqueciendo la energía de este centro y  afectando a  la inteligencia organizativa, a nuestra fe en nuestra capacidad para colmar nuestras necesidades y las necesidades de quienes dependen de nosotros. Cuanto más fe tengamos en alcanzar una buena vida, de  más energía dispondremos para hacerla realidad, según la ley universal de la atracción.

 Cuando el chakra raíz es fuerte también hay una sensación sólida y decidida de que la vida es positiva. Si el chakra raíz está debilitado debido a muchas generaciones de amenazas, dificultades, riesgo de aniquilación, la relación con la vida será débil y resultará difícil y frustrante echar raíces. Nos agotaremos intentando generar la energía necesaria para resistirnos a echar raíces. Toda situación que requiera compromiso con las necesidades o con afincarse nos parecerá muy difícil. El aceite de Ámbar Rojo, con su vibración terrena, fortalece el chakra raíz con lo que empezamos a integrar en nuestro tejido mental y emocional  actitudes como la paciencia, el coraje y la fortaleza y a adoptar actitudes positivas de afirmación en la vida.

 El chakra raíz se vincula con la energía de la tierra; es nuestra conexión física con el núcleo magnético del planeta. El campo magnético de la tierra (creado por la estructura mineral y cristalina de la corteza terrestre y por lo tanto variable a lo largo y ancho del planeta) crea el campo gravitacional que nos sujeta a la tierra y que influye enormemente en la velocidad de la evolución de la conciencia. Esto significa que la energía de la tierra alimenta y nutre al chakra raíz y que es nuestra conexión primaria con la vida en la tierra.  El aceite de Ámbar Rojo como resina que es, resuena  vibratoriamente con  la vibración armónica  del chakra raíz, con concreto 396 hercios. El efecto en la conciencia y en el inconsciente se concreta en una red de creencias positivas sobre la paciencia, la aceptación, el orden, el arraigo y la manifestación.

 Los antiguos textos de yoga asocian el Muladhara  (chakra raíz) al elemento tierra, cuyo atributo principal es el olor; así pues, a nivel físico este chakra se asocia con el sentido del olfato y con la nariz.

 El aceite de Ámbar Rojo reconstruye el centro etérico del chakra raíz cuando éste está debilitado aunque el daño haya ocurrido en un pasado lejano. Una debilidad semejante se  refleja en una gama de síntomas como imposibilidad de arraigarse, traumas graves o pérdidas.

 Cuando se ha producido un trauma, una pérdida o una separación, el aceite de Ámbar Rojo ayuda a contectarnos con la fuerza de la vida de los niveles básicos, lo que se conoce como “traer orden a la economía energética”. Muchas veces se trata de simplemente colmar las necesidades básicas, cuidarse físicamente  e introducirnos de nuevo en el flujo energético de la vida sintiéndonos más fuerte y sabios.

 El aceite de Ámbar Rojo ayuda a sanar un chakra raíz congestionado. La vida no puede manifestarse completamente si el chakra raíz está repleto de actitudes negativas que limitan nuestra conexión con la energía en el gran flujo de la vida.  Este aceite ayuda a desmoronar esas sombras limitan nuestro éxito y detienen nuestro desarrollo emocional.  En este punto, es necesario reconocer los errores cometidos, es decir, todas las acciones poco nobles dirigidas hacia nosotros mismos y hacia los demás, y perdonarnos.

El aceite de Ámbar Rojo amplia el espacio emocional y mental que nos permite curar las heridas de nuestro pasado ancestral mientras avanzamos en dirección a la unidad, la paz y la estabilidad y afirmamos que la vida es saludable y que siempre nos dará su apoyo. La sanación llega cuando elegimos un camino consciente.

o  Según la teoría arquetípica de Jung, convertirse en la “Gran Madre compasiva” es el  arquetipo  funcional del chakra raíz.  La imagen arquetípica de la Madre representa nuestra capacidad de nutrirnos y cuidar de la vida que hay dentro de nosotros con dedicación, sensibilidad y vigilancia.

 El aceite de Ámbar Rojo nos facilita una comprensión de nosotros mismos como individuos, instaurando en nuestra vida una convicción y comportamiento de autocuidado y de satisfacción de nuestras necesidades físicas, integrando el arquetipo de la Madre y siendo capaces de cuidar de nosotros mismos.

Frente a este comportamiento sano y funcional, podemos caer en el arquetipo disfuncional de la Víctima, que se experimenta a sí misma como estando a merced de fuerzas externas que trabajan en contra de ella, totalmente al amparo de fuerzas externas.

El aceite de Ámbar Rojo nos sintoniza con la responsabilidad de nuestras actitudes, ideas y con nuestro propio poder. Empezamos a elegir y a asumir responsabilidades por lo que somos y por cómo nos sentimos, avanzando en la vida hacia una manera más funcional, el arquetipo de la Madre que reconoce y acepta lo que somos y satisface nuestras necesidades.

 

o   En cuanto a la teoría de las necesidades de Maslow, la fragancia del Ámbar Rojo  tiene que ver con los niveles inferiores del desarrollo, con la satisfacción de las necesidades meramente materiales y biológicas: procesos somáticos, instintos, sensaciones y percepciones e impulsos emocionales y sexuales. Se refieren a las necesidades verdaderamente básicas de alimentos, agua, cobijo y sexo. La primera prioridad, en cuanto a la satisfacción de las necesidades, está dada por las necesidades fisiológicas. Estas necesidades estaría asociadas con la supervivencia del organismo El aceite de Ámbar Rojo promueve en la persona un estado de equilibrio y de motivación y acción para la satisfacción de estas necesidades, a veces previo un necesario reconocimiento de las mismas. El ego es, primero y antes que nada, un ego corporal (S. Freud). Cuando estas necesidades no son  satisfechas por un tiempo largo, la satisfacción de las otras necesidades pierde su importancia, por lo que éstas dejan de existir. 

AFIRMACIÓN:          “EL CAMBIO SE CONVIERTE EN PARTE DE MI”

BARÓMETRO EMOCIONAL  AROMÁTICO: complaciente-tozudo

MANTRA:     EL SONIDO “LAM” QUE REPRESENTA EL ELEMENTO TIERRA.

NOTA MUSICAL: “DO”

MEDITACIÓN: Nos ungimos con el aceite de Ámbar Rojo, vertiendo un chorrito sobre la palma de la mano y lo extendemos por las muñecas, sienes, nuca y cuello. Visualizamos un cono rojo en la base de la columna vertebral que contiene todas las cualidades y energía necesarias para nuestra supervivencia de un modo fácil y feliz. Sabemos que poseemos todo lo necesario para tener éxito en la vida. Afirmamos mentalmente todas las cualidades que deseamos desarrollar. Ampliamos la conciencia de que estamos a cargo de nuestra vida y que podemos realizarnos en nuestro trabajo-ocupación,  en nuestras relaciones familiares y con nuestra “patria”. Visualizamos la salud, la felicidad al llenar de luz el chakra raíz. Vemos el color rojo girando  en la dirección de las agujas del reloj generando cada vez más energía.  Estamos en armonía con la tierra y con nosotros mismos.  Somos únicos e irrepetibles, pero también pertenecientes a la familia humanidad. Visualizamos nuestro chakra raíz ampliándose diariamente, llenándose de luz roja. Repetimos mentalmente: tengo una vida satisfactoria, plena y feliz.

  MUSK  O ALMIZCLE                      

 Es un aceite esencial extraído de las  semillas del  Abelmoschus Moschatus, planta malvácea oriunda de Egipto, India y costa Malabar. El aceite contiene un 18% de ácido linoléico y el método de extracción puede ser mediante dióxido de carbono o a través de solventes. El aceite es un líquido amarillo pálido que cambia la intensidad del color y el aroma al envejecer, intensificándose y adoptando un color rojo-marrón debido al cambio en las propiedades químicas de los componentes aromáticos. Es muy usado en la perfumería industrial y su precio es muy elevado, por lo que frecuentemente es sustituido por una imitación química del aroma. Frecuentemente se le denomina con el término  Ambrette.

  En la antigüedad y hasta hace algunas décadas, se extraía una sustancia del testículo de la civeta (un pequeño mamífero oriundo de África y Asia) cuyo aroma tiene una nota casi idéntica a la oleorresina del Abelmoschus Moschatus, por lo que dejó de usarse ya que su extracción suponía el sacrificio del animal.  Hoy día  el almizcle sigue usándose en la perfumería industrial, alcanzando un precio muy elevado, junto con el esperma de ballena  o ámbar gris, e incluso se sigue usando en Tibet y en Irán en comidas por sus propiedades eróticas,   pero ha sido absolutamente sustituído en la perfumería alquímica.

Junto con el incienso, la rosa, el jazmín, la mirra, el loto, el musk es un aceite milenario. Tenemos algunos ejemplos en la literatura: 

De acuerdo al Kama Sutra  el olor del musk es asociado con la mujer ideal, la más erótica y sensual.

Frecuentemente aparece en historias chinas como un factor de seducción y atracción sexual

Los más antiguos libros de Medicina relatan casos de varones que en sus 80 años fueron revitalizados en su poder sexual gracias a esta valiosa sustancia.

Un escritor árabe comenta la importancia de perfumarse a sí mismo con musk como una ayuda antes de involucrarse en un acto sexual.

v  "¡Que dulce goce el olor del
que me nutre mi amada, con su cuerpo
untado de almizcle y mirra!"
Harum Al-Ferez, poeta árabe, siglo I a. de C.

 La leyenda del Musk reside en la mitología Hindú. El demonio Pulaka, después de haber sufrido un largo y estricto castigo bajo el aspecto de un antílope, recibió como recompensa de Shiva la capacidad de emanar un perfume muy intenso. A partir de este momento, Pulaka, gracias a su maravilloso perfume, comenzó a seducir a las mujeres de los dioses, rompiendo así las reglas religiosas y morales. Shiva le ordenó entonces abandonar su cuerpo demoníaco pero le concedió permiso para conservar el perfume que actualmente se conoce como musk. Este nombre "musk" proviene del sánscrito "mrgamada", y significa "Esencia amorosa de antílope". La emperatriz Josefina, esposa de Napoleon, adoraba los perfumes y especialmente el Musk, y lo usaba abundantemente para seducir a su esposo pese a las numerosas protestas de éste. Josefina pertenecía a un grupo de jóvenes vanguardistas llamados "Les Muscadins" por su pasión por el musk.

El Musk  tiene un aroma muy particular, dulce y cálido de larga perdurabilidad.  Es usado en aromaterapia para aliviar síntomas de depresión y ansiedad. Usado en masaje o como perfume alivia las preocupaciones y eleva el nivel anímico y energético.  A nivel físico facilita la circulación sanguínea, alivia molestias articulares y espasmos y dolores musculares.

o   Desde la teoría ayurvédica, el aceite de Musk  regula y equilibra el dosha kapha y el vata.

o   Desde la teoría yóguica de los  chakras, el aceite de Musk resuena vibratoriamente  con el segundo chakra o SVADHISHTHANA, el nivel emocional-sexual.

Es también llamado chakra del sacro y se sitúa a unos cinco centímetros hacia el interior del cuerpo. La energía que circula tiene una frecuencia y vibración más elevada que la del chakra raíz, está menos densamente organizada. Es el centro de la energía y la creatividad física relacionadas con el placer, el bienestar físico, la sexualidad, la salud, la abundancia. El aceite de Musk entra en resonancia vibratoria con el chakra del sacro alcanzando los 417 hercios.

Al Svadhishthana se le asocia con el sentido del gusto, y por eso su órgano de conocimiento es la lengua. Sus órganos de actividad son los riñones y está íntimamente relacionado con el plexo nervioso prostático. El principio gobernante es el agua.

 El chakra sacro conforma a nivel energético la forma en que experimentamos nuestros sentimientos y por cómo nos sentimos cuando los expresamos. Cuando las emociones se reprimen, el cuerpo se hincha reteniendo la energía en forma de líquidos. El chakra del sacro controla el flujo de hormonas sexuales y está asociado a nuestro bienestar y comodidad física. La vibración del aceite de Musk nos ayuda a sentirnos cómodos con nuestros cuerpos y permitirnos la tranquilidad y la relajación de este centro orientado a la vida.

 El chakra del sacro se ocupa de la relación entre nuestras emociones y el bienestar, entre nuestras emociones y nuestras experiencias.  Este chakra establece los límites de nuestros apetitos emocionales y físicos. Su energía crea cambios que nos hacen sentir irritables, sensuales, llorosos o agresivos. Cuando no le ofrecemos espacio a nuestros sentimientos para que se expresen, retenemos agua y nos hinchamos, una condición común en las mujeres. El aceite de Musk restablece el sistema energético de este chakra lo que se traduce en que nos sentimos emocionalmente abiertos y nos expresamos con franqueza, con lo que el cuerpo se equilibra.  Cuando comenzamos a expresar nuestros verdaderos sentimientos, el cuerpo adquieres un estado de luminosidad y gracia, como si se oxigenara y fortaleciera la estructura celular.

Si la expresión personal de las personas depende de las opiniones y del reconocimiento de los demás, sentirán falta de vitalidad por el hecho de otorgar su poder a los demás. Y si continuamente renunciamos a nuestros sentimientos por complacer a los demás, deterioramos la conexión con nuestro núcleo y debilitamos nuestro espíritu. El aceite de Musk nos conecta con la  abundancia de energía asociada a la expresión de nuestra realidad interior, lo  que nos permite conservar  y/o recuperar la salud.

 En el chakra del sacro encontramos la necesidad de amar y de experimentar la conciencia del reconocimiento. Si  reprimimos estas emociones, pueden aparecer trastornos de la alimentación como la bulimia o anorexia. Uno de los factores predisponentes para esta enfermedad es la fijación de las personas en la apariencia externa y las relaciones que no satisfacen el deseo recóndito de intimidad y conexión. 

 El chakra del sacro afecta al gusto, que a su vez influye en nuestro apetito y deseo por comer, de obtener placer sensualidad y abundancia.  Si sentimos que no tenemos suficiente de lo que deseamos o que lo queremos no está a nuestro alcance, experimentamos una sensación de carencia. Nos privamos del amor y el calor que deseamos y encontramos sustitutos en la comida en el sexo sin amor, en las drogas o en otras formas inadecuadas de privación. Un chakra del sacro que no funciona en equilibrio, no es capaz de distinguir cuándo el individuo ha obtenido lo suficiente para llenar su vacío.  El aceite de Musk nos conduce a un sentido real del bienestar, del placer y de la abundancia, y podemos reconocer realmente cuándo, qué y quién es suficiente y  sentimos que nos amamos a nosotros mismos, estamos felices y agradecidos.  La abundancia es la sensación de que lo que hay y lo que habrá siempre será suficiente y que la vida es bondadosa, satisfactoria.

 El aceite de Musk  atempera actitudes, quiebra viejos patrones e invoca la flexibilidad. Nos ayuda a aceptar retos, a reconocer nuestras fuentes internas, nuestros bienes y nuestras experiencias vitales para construir un camino que atraviesa y deja atrás cualquier resto de rabia. La emoción es energía básica que exige movimiento. El aceite de musk nos hace  explorar y transformar la rabia haciéndonos conscientes de cómo afecta a otros. El aceite de Musk tiene capacidad para el crecimiento y la profundización de las relaciones. Las obras conscientes se manifiestan en actos de bondad. El aceite de Musk nos induce a reflexionar sobre los actos de bondad que compartimos con los demás.                                                                     

 El aceite de musk entra en resonancia con el fluir energético del segundo chakra corpóreo, modificando el estado físico y mental, alineando la energía de este sistema, y como resultado de ello, afrontamos conscientemente el mundo emocional desde una perspectiva de distanciamiento compasivo.  Usando este aceite podemos concentrarnos en nuestro cuerpo, en nuestro aliento y cambiar conscientemente nuestras respuestas.  Identificamos los nudos en nuestro cuerpo. Podemos aplicar con intención  el aceite de Musk  sobre dichas partes para nutrir y relajar el cuerpo y la mente.

Cuando nos sentimos emocionalmente introvertidos y en estado de discordia, el aceite de  Musk se abre camino por el vasto y profundo mundo interior y aporta calor, energía y sintonía con el momento presente. El viaje espiritual incluye atreverse a explorar las fuentes íntimas y actuar siguiendo nuestra propia dirección interior. El aceite de Musk nos facilita la escucha de lo que nuestro Ser más profundo tiene que decir, encontrando el hilo conductor de los sentimientos discordantes.

Sabemos que todas las relaciones tienen fases de contracción y expansión. El aceite de Musk nos lleva a cultivar un medio de expresión alternativo al que usamos para relacionarnos con los demás. Podemos, por ejemplo, transformar nuestros devaneos y trastornos en momentos dulces al mantener la sintonía con la luz y la conexión con la unidad en el momento presente.

Al usar el aceite de Musk podemos preguntarnos ¿qué parte del cuerpo acoge la introversión, la discordia y la rabia?.

 La abundancia es una función del chakra del sacro y se relaciona directamente con nuestra sensación de valía personal, nuestro derecho a vivir y nuestro amor por la vida. La abundancia es saber que lo que somos, hacemos y tenemos es suficiente.  El aceite de musk  “ordena” este centro energético y como resultado nos queremos, honramos a nuestro cuerpo sin necesidad de castigarnos.  Amarnos a nosotros mismos nos enseña a ser generosos con los demás (“no se puede dar lo que no se tiene”).

 Otro aspecto importante de este chakra es que determina la forma en que experimentamos el placer. Este chakra desempeña un papel directo en la forma en que respondemos a los demás y en la sensación que experimentamos cuando permitimos que el bienestar sea un componente importante de nuestra vida. La vibración del aceite de Musk genera el modo de enfocarnos en cultivar el placer con relaciones sanas y actividades que favorezcan la vida del cuerpo y la expresión de nuestros sentimientos.

o   Según la teoría  de los arquetipos junguianos,  el aceite de Musk se relaciona con el arquetipo funcional de la Emperatriz/Emperador que ama el mundo material y puede vivir con gracia y generosidad disfrutando de la tranquilidad, la comodidad y el placer. Puede ganar dinero y disfrutarlo, adora el placer y disfruta de un tiempo para relajarse. Disfruta también al compartir su riqueza y su bondad con los demás. Sabe cómo cuidar de sí mismo/a, respeta las necesidades del cuerpo físico y tiene una sensación de bienestar y deleite, no se castiga ni se priva cuando se trata de satisfacer sus deseos y necesidades, pues sabe que la prosperidad y el placer son positivos. Se siente cómodo/a con la vida y en el plano físico.

El aspecto disfuncional  es el arquetipo del Mártir. Los mártires tienen una cualidad agria. No disfrutan de la bondad ni de las cosas dulces de la vida. De algún modo, el placer los elude. Se castigan a sí mismos y a aquellos con quienes se relacionan. La vida es concebida como algo pesado y difícil. Utilizan su energía en cuidar a los demás y se ofrecen a sí mismos muy poco de lo que realmente necesitan. Sufren debido a una sensación de carencia. El aceite de Musk se puede utilizar en el proceso de sanación de este arquetipo, pues la fragancia actúa abriendo el campo perceptivo de la persona, la cual empieza a apreciar y reconocer la prodigalidad de la tierra, y a reconocer que el espíritu debe liberarse para elevarse a un plano superior si perder la capacidad de disfrutar del placer y la abundancia; que necesita liberarse de su tendencia a la privación expresando gratitud por lo que tiene. La persona  comienza a cultivar un sentido del bienestar. Es muy útil el masaje estimulante de las sensaciones corporales con el aceite de Musk, sólo o en combinación con otros aceites como el de chocolate, canela, ylang ylang, canela, jengibre.  Esto ayuda a desarrollar un compromiso con la vida del cuerpo.

o   Según la teoría de la satisfacción de las necesidades de Maslow, el aceite de Musk se relaciona con el afán de la persona por disfrutar de la seguridad o protección. Estas necesidades incluyen una amplia gama de necesidades relacionadas con el mantenimiento de un estado de orden y seguridad. Dentro de estas necesidades se encontrarían las necesidades de sentirse seguros, la necesidad de tener estabilidad, la necesidad de tener orden, la necesidad de tener protección y la necesidad de dependencia. Las necesidades de seguridad muchas veces son expresadas a través del miedo, como lo son: el miedo a lo desconocido, el miedo al caos, el miedo a la ambigüedad y el miedo a la confusión. Las necesidades de seguridad se caracterizan porque las personas sienten el temor a perder el manejo de su vida, de ser vulnerable o débil frente a las circunstancias actuales, nuevas o por venir. El aceite de Musk nos ayuda a identificar estos miedos, dándonos cuenta de su influencia en nuestras vidas, y a afrontarlos  y superarlos.
Muchas personas dejan suspendidos muchos deseos como el de libertad por mantener la estabilidad y la seguridad.  La fragancia del aceite de Musk crea una “atmósfera “ de amor y de seguridad en nosotros mismos que nos abre los ojos  caminos nuevos por los que transitar con absoluta seguridad, libertad y orden.
Muchas veces las necesidades de seguridad pasan a tomar un papel muy importante cuando no son satisfechas de forma adecuada. La mayoría de las personas no pueden ir más allá del nivel de funcionamiento de seguridad, lo que se ve en la necesidad que tienen muchas personas de prepararse para el futuro y sus circunstancias desconocidas. El aceite de Musk, al hacernos sentir confiados, seguros de nosotros mismos, derrumba los muros de las limitaciones de nuestras vidas que agotan nuestra energía.

 

AFIRMACIÓN:

                                   “ESTOY EN SINTONÍA CON EL MOMENTO PRESENTE”.

                                “EXISTE UNA FINALIDAD EN TODOS LOS PASOS QUE DOY”.

MEDITACIÓN:

Nos ungimos con aceite de Musk, vertiendo una pequeña cantidad en la palma de la mano y extendiéndola por las muñecas, sienes, cuello y nuca.  Hacemos tres respiraciones profundas  llevando el aire a la parte inferior del abdomen y visualizamos un  gran cono de luz naranja sobre los huesos de ambas caderas con el vértice apuntando  desde el interior al exterior del cuerpo. Visualizamos y/o sentimos una luz naranja fortaleciendo la energía de este centro y abriendo los reinos del placer, del bienestar, la prosperidad, y de la sensualidad. Abrimos un espacio para la alegría y la abundancia. Prestamos atención a cualquier resistencia que aparezca y dirigimos la luz a esa idea, lugar, emoción afirmando que permitimos que el placer se agregue a la forma en que disfrutamos la vida.

Sentimos la luz naranja girando en el sentido de las agujas del reloj y ampliamos nuestra sensación de alegría. Permanecemos conscientes del cuerpo físico mientras la alegría llega a todas las células. Expandimos la alegría desde una simple idea en nuestra menta a una presencia viviente en el cuerpo. Es muy agradable  sentirse bien, así que nos permitirnos sentirnos todo lo bien que seamos capaces durante todo el tiempo que podamos. Nos unimos a la belleza del mundo físico: pertenecemos a él y queremos

BARÓMETRO EMOCIONAL AROMÁTICO: en sintonía-introvertido;  consciente-enfadado.

MANTRA:   EL SONIDO  “VAM”.

NOTA MUSICAL: “RE”

JAZMÍN              

 Es el aceite esencial del jasminum officinalis.  Es también uno de los aceites más caros. La extracción del aceite  se hace por destilación en frío, enfleurage o solventes. Las flores deben ser recolectadas al alba manualmente para que no pierdan el 20% de su fragancia. Tiene un aroma floral, exótico, sensual  y dulce.

 En aromaterapia  es el aceite por excelencia utilizado en los trastornos  emocionales y psicosomáticos, especialmente para estados nerviosos y de ansiedad. Aporta euforia y autoconfianza  y autovaloración en casos de apatía, falta de atención o estados depresivos.  Es también conocido como un fuerte afrodisíaco, con una acción efectiva en casos de impotencia y frigidez. A nivel de los órganos sexuales masculinos, es un revitalizador, principalmente en problemas de próstata. El aceite de jazmín puede ser aplicado en masajes diluido sobre la zona uterina para fortalecer el aparato reproductos femenino. Es excelente para los tratamientos de aromaterapia post-parto y  como estimulante de la producción de leche materna.

o   Desde la teoría ayurvédica, se considera el aceite de Jazmín aumenta el dosha pitta y disminuye el vata y kapha.

o   Desde la perspectiva del  yoga de los chakras, el aceite de Jazmín  tiene correspondencia vibratoria con el tercer chakra,  chakra del plexo solar, MANIPURA (literalmente “lleno de joyas”) o  HARA en la tradición budista. Este chakra se encuentra detrás del esternón y por debajo de la zona del estómago. Suministra energía a través del tracto digestivo transformando los alimentos en las sustancias necesarias para el organismo.  El tercer chakra incluye imágenes y símbolos simples, los primeros conceptos rudimentarios y las producciones mentales inferiores.

 El elemento de este chakra es el fuego. La resonancia vibratoria en la que convergen el aceite de Jazmín y Manipura es de 528 hz.

 El chakra del plexo solar es una fuente brillante de poder para las personas que conocen su propio valor y que tienen un sentido real de su identidad. Un plexo solar fuerte y flexible proviene del hecho de aceptar los desafíos de la vida. El aceite de Jazmín  ordena la circulación de este centro energético lo cual se refleja en que la persona supera o elimina cualquier actitud negativa  o poco afectuosa que tuviera hacia sí mismo que le estaría restando energía vital. La persona desarrolla así una sólida sensación de valía.

En el nivel psíquico, el plexo solar es el sol que irradia hacia nuestro mundo reflejando nuestra luz interior. Es la luz del ego que atrae a las personas o las repele. Cuanto más nos conocemos y nos amamos,  mejores experiencias llegan a nuestra vida.

El Manipura es la sede de nuestros instintos. En él se digieren las experiencias de la vida. Aquí bloqueamos emociones como la cólera, la agresividad, el disgusto, el horror, el terror y también el miedo al fracaso y a la muerte. Aquí es donde experimentamos la ansiedad. Esta fuente de energía es atractiva y agresiva.  Tiene un fuerte vínculo con el sentido de la  identidad personal y exige respeto y un tratamiento positivo. Aquí no hay víctimas, solo una conducta y una identificación.  El aceite de Jazmín nos da los recursos para que podamos adueñarnos del propio poder, ser autosuficientes y expresar nuestra propia visión de la realidad.

 El aceite de jazmín  fomenta nuestro fuego interior y  equilibra la energía de Manipura,  por lo que la persona se ve en disposición de incorporar la energía emocional  proveniente de las experiencias vitales y moldearla para expresar lo mejor de sí mismo. La alquimia del aceite facilita la alquimia de convertir el oro de nuestra negatividad en el oro de nuestra sabiduría, proceso que se consigue al vivir nuestra vida y relacionarnos correctamente con personas difíciles que nos plantean retos  y situaciones estresantes.

 En situaciones que atentan contra nuestro valor y corroen nuestra identidad personal, el aceite de Jazmín trabajará activamente sobre el plexo solar para reflejar nuestra luz interior y ayudarnos a mantener nuestra dignidad y nuestra autoestima.  Manipura se opone a las actitudes negativas que nos impiden expresar nuestro valor innato. Si estas actitudes negativas persisten, es posible que aparezcan síntomas como acidez estomacal, diarrea, úlceras, hepatitis o cálculos biliares. Estos síntomas de somatización son aliviados aplicando aceite de Jazmín sobre la zona del plexo solar al actuar el aceite energéticamente sobre la recuperación de la confianza en sí mismo.

 Manipura es el centro en el cual son importantes la individualidad, la flexibilidad del ego y la identificación. Sin estas cualidades nos convertimos en personas susceptibles de ser manipuladas, explotadas y maltratadas.  El aceite de Jazmín nos ayuda a desarrollar una conciencia de lo que somos, a fortalecer nuestra energía para encontrar nuestro camino en la vida y a conseguir nuestra felicidad sin seguir las huellas de otras personas, en definitiva, a saber quiénes somos.

 Manipura  actúa como un imán, conduciendo hacia nosotros a través de las leyes de la atracción todo lo que sirve a nuestro bien superior y a nuestro mayor goce. El aceite de Jazmín equilibra y ordena este centro por lo que nos sentimos fortalecidos en nuestra identidad personal y atraeremos a personas y situaciones sanas a nuestra vida. La vibración del aceite fortalece la energía de este centro por lo que la persona desarrolla un ego realista y equilibrado. Esto nos aporta la visión necesaria para saber si algo o alguien merece que nos involucremos y prestemos atención.  Un plexo solar semejante trasciende cualquier circunstancia, incluso la muerte o la enfermedad.

 Como las aguas de un río serpenteante el aceite de jazmín penetra en las capas más profundas del espíritu apaciguando miedos, abrazándose al espíritu y culminando en inspiración divina; permite un conocimiento claro de todo. Cuando nos enfrentamos a retos emocionales aparentemente sin solución y tenemos  miedo, la fragancia exótica del aceite de Jazmín disolverá esos miedos generando confianza mientras vierte su luz sobre la tercera rueda energética del canal shushumna.

 Podemos ungirnos con aceite de Jazmín y hacer un pequeño ejercicio reflexivo:  nos sentamos con nuestros miedos y preocupaciones. Respiramos hondo una y otra vez. Esperamos en silencio. La respuesta surgirá. La conexión profunda nos da el valor para confiar  en nosotros mismos, dar gracias al presente y esperar lo mejor.  Dejamos que la confianza nos envuelva lentamente. Mientras el aroma fragante del jazmín nos envuelve, nos sentimos envueltos en una fe tolerante y una confianza profunda.

El aceite de jazmín nos ayuda a encontrar la respuesta a preguntas como ¿existe alguna acción que tengamos que emprender y nos haga superar miedos y preocupaciones?; ¿existe alguna ventaja oculta en el miedo?;  ¿en qué podemos confiar más en nosotros mismos?.

 Dirigirse hacia el interior y desarrollar un profundo y permanente sentido del amor duradero y del Ser es “acero contra piedra”, tal como afirmó C.G. Jung. Al amarnos corregimos nuestra imperfecciones; aceptamos lo inaceptable que hay en nuestro interior, la sombra, y también lo que hay de inaceptable en los demás. En esta misión la fragancia del aceite de Jazmín es una herramienta incomparable que nos ayuda a desarrollar cualidades como la compasión, la nobleza, la dignidad, la generosidad y la fuerza.

 En el camino del proceso de individualización que cada persona debe realizar por sí mismo podemos usar aceite de Jazmín. “Conócete a ti mismo”. Esto es algo que llega con la experiencia vital y la madurez. Cuanto más analizamos nuestros puntos débiles y fuertes, mejor nos conocemos. Nos desprendemos de lo superficial, fortalecemos el núcleo interior y nos movemos hacia el mundo desde la conciencia de nosotros mismos y la integridad. Esta es una posición espiritual y el comienzo de un centro espiritual.

o   Según la teoría de los arquetipos junguianos, podemos relacionar la energía del aceite de Jazmín con la energía que manifiesta  el arquetipo funcional  del Guerrero que lucha por lo que considera justo y condena las equivocaciones personales e impersonales. El arquetipo del guerrero ve a través de las acciones superficiales la falta de sinceridad. Con sabiduría y madurez, penetra el velo de las ilusiones que rondan en los reinos del poder. El guerrero, impasible frente a estas cualidades, se mantiene firme frente al miedo y es un defensor de la justicia e integridad.

El guerrero acepta la realidad y el conflicto, considerándolos una vía hacia la fortaleza. Siempre gana algo personal en las confrontaciones de la vida, independientemente de que el mundo lo considere una victoria y a menudo son la conciencia, la sabiduría y la verdad lo que obtiene como recompensa tras un enfrentamiento. Incluso las peores situaciones pueden transformarse en una oportunidad para comprender la verdadera naturaleza de lo que somos.

La vibración del  aceite de Jazmín nos ayuda a salir del arquetipo del Sirviente, que se considera a sí mismo menospreciado y no respeta su valor básico. Representa  a alguien capaz de hacer un trabajo correctamente, pero que es ignorado y recibe poco reconocimiento por lo que hace. Lo disfuncional de este arquetipo es que la persona no percibe un sentimiento de que merezca algo mejor de lo que recibe en su vida. El reconocimiento es poder. El sirviente no posee en medida suficiente el sentimiento de estima y valor como para darse autoreconocimiento, por lo que depende siempre de los demás para que les otorgue  lo que él es incapaz de darse.  

El aceite de Jazmín sintoniza a la persona, cuyos patrones de comportamiento se han forjado en torno a este arquetipo del Sirviente, con una nueva forma de asumir la responsabilidad de su autoestima y la responsabilidad por su propia necesidad de reconocimiento y por su vida. Comienza a valorarse por sí mismo y a reconocer su valía personal.

o   Según la teoría de la satisfacción de las necesidades de Maslow,  el aceite de jazmín y el aceite de rosas  entran en la órbita de la satisfacción de las necesidades  de amor y pertenencia. Estas necesidades se concentran en los aspectos sociales donde casi todo el mundo concede valor a las relaciones interpersonales y de interacción social. Dentro de las necesidades de amor y de pertenencia se encuentran muchas necesidades orientadas de manera social; la necesidades de una relación íntima con otra persona, la necesidad de ser aceptado como miembro de un grupo organizado, la necesidad de un ambiente familiar, la necesidad de vivir en un vecindario familiar y la necesidad de participar en una acción de grupo trabajando para el bien común con otros. La existencia de esta necesidad está subordinada a la satisfacción de las necesidades fisiológicas y de seguridad. 
Las condiciones de la vida moderna, en la cual el individualismo y la falta de interacción son un patrón de vida, no permiten la expresión de estas necesidades.
Otro  aspecto  es las necesidades de valoración (estima). 
Incluyen la preocupación de la persona por alcanzar la maestría, la competencia, y el estatus. La necesidad de estima es aquella que se encuentra asociada a la constitución psicológica de las personas. Maslow agrupa estas necesidades en dos clases: las que se refieren al amor propio, al respeto a sí mismo, a la estimación propia y la autovaloración; y las que se refieren a los otros, las necesidades de reputación, condición, éxito social, fama y gloria. 
Las necesidades de valoración son generalmente desarrolladas por las personas que poseen una situación económica cómoda, por lo que han podido satisfacer plenamente sus necesidades inferiores. En cuanto a las necesidades de estimación del otro, según Maslow estas se alcanzan primero que las de estimación propia, pues generalmente la estimación propia depende de la influencia del medio.

 AFIRMACIÓN:   “CONFÍO EN MÍ, DOY GRACIAS POR EL PRESENTE Y ESPERO LO MEJOR”

MEDITACION: Ungiéndonos de aceite de Jazmín las muñecas, nuca, cuello y sienes, son relajamos y respiramos profundamente hacia el plexo solar. Observamos un sol dorado, que gira en sentido de las agujas del reloj,  en medio del abdomen que irradia su luz hacia el hígado, vesícula biliar, estómago y páncreas.  Afirmamos que nos brindamos nuestro propio amor y aprobación y reconocemos nuestro poder personal y sentido del valor.  Nos permitimos amar nuestro Ser, la parte libre, luminosa, bella, íntegra e ilimitada que somos. Aceptamos nuestra valía personal innata. No necesitamos hacer nada para merecer el amor, el respeto o la amabilidad de los demás.  Somos conscientes de que no hay nada externo  que nos transformará en mejor persona. Agradecemos a nuestro Ser por  constituir una magnífica guía que nos protege cuando nos sentimos amenazados, que nos desafía a encontrar una verdad mayor y un significado en las situaciones difíciles y que está a nuestra disposición cuando incluso desearíamos no estar en la situación en que nos hallamos.

BARÓMETRO EMOCIONAL AROMÁTICO: CONFIADO-TEMEROSO

MANTRA: EL SONIDO  “RAM”

NOTA MUSICAL: “MI”

 

 ROSA

 El aceite de rosa  es el aceite mítico de la aromaterapia. La rosa damascena y la rosa centifolia (rosal romano) son las especies de rosas que se utilizan como fuente del aceite esencial.  Su producción constituye una gran industria en Bulgaria, Marruecos, Turquía y en menor medida Egipto.  El aceite esencial se obtiene por destilación en corriente de vapor (o de agua) de los pétalos frescos. Es un líquido amarillo-oliváceo con un perfume muy rico e intenso dulce floral, ligeramente especiado. Se requieren más de treinta rosas para producir una sola gota de este complejo aceite esencial  con un aroma profundo y dulce de rosa. Otro método de extracción es mediante solventes obteniéndose un aceite llamado absoluto de rosa.

En aromaterapia clásica su uso es muy extenso: en trastornos de depresión, ansiedad, síntomas de tensión nerviosa, angustia, melancolía e insomnio. En neurología es usado para la cefalea y dolor de cabeza en general; en trastornos sexuales es excelente para la impotencia, deseo sexual inhibido en hombre y mujer, frigidez y de eficacia comprobada  para el tratamiento de la esterilidad. También muy útil para los trastornos menstruales como dismenorrea, amenorrea y menopausia. En el tratamiento de  cualquier tipo de  trastorno cardíaco es de primera elección, como por ejemplo en casos de palpitaciones, taquicardia, y otras patologías más complejas. Y para el tratamiento de trastornos pulmonares es excelente, como por ejemplo, bronquitis crónica, asma, tuberculosis. Y finalmente en el tratamiento dermatológico de arrugas, cuperosis, rosácea, eczema, heridas, arañazos, llagas, herpes, es de eficacia muy reconocida desde tiempos inmemoriales.

o   Desde la teoría ayurvédica el aceite de rosa es equilibrante de los doshas vata y pitta.

o   Desde el yoga de los chakras el aceite de Rosa vibra en resonancia con el cuarto chakra corpóreo o ANAHATA. Está situado en la zona del cuerpo astral que corresponde al corazón, así pues, en el cuerpo físico se halla íntimamente relacionado con el corazón y con el plexo nervioso cardíaco. Sin embargo, en contraste con la pequeña zona del cuerpo que ocupa el cuerpo físico, el espacio astral del chakra anahata es vasto y sin forma. Normalmente es oscuro, pero cuando se activa se torna muy brillante. Se dice que la pureza reside allí. El término “anahata” significa “imbatido” o “inquebrado”. El aceite de rosas y el chakra Anahata resuenan en la frecuencia 639 hz.

Una persona que tenga despierto el chakra Anahata puede percibir de forma directa los trabajos ocasionados por el karma terrenal y, al mismo tiempo, sentirse libre de él. A niveles más bajos, el alma se limita a aceptar lo que le presentan las circunstancias kármicas, pero a nivel del Anahata puede ejercer su libre voluntad.  El poder de realizar los propios deseos se simboliza con el árbol del deseo (un árbol siempre). Aunque se halla representado en todas las personas, este árbol solo funciona cuando el chakra Anahata se encuentra despierto.  El aceite de rosa con su vibración armónica ordena la energía de este chakra, contribuyendo a su apertura y despertar. Cuando se adquiere este poder, se afirma que los deseos del sujeto se ven siempre cumplidos, sean buenos o malos. Por ello, los textos vedas aconsejan que antes de despertar este chakra, es indispensable desarrollar la capaciad de  juzgar y pensar correctamente. Los malos pensamientos y los juicios equivocados tienen a crear desarmonía y conflicto; esto es especialmente cierto cuando una persona con un chakra Anahata ya despierto quiere que se vean plenamente satisfechos sus pensamientos y sus deseos equivocados.  Asimismo, tiene que adoptarse una actitud de optimismo constante. Deben practicarse la armonía y la paz interiores en las relaciones con los demás, sin tener en cuenta cualquier confusión, conflicto o intento malicioso con los que uno pueda tropezarse. La negatividad y el pesimismo son obstáculos para el despertar del Anahata.

 El despertar del chakra Anahata produce una serie de capacidades paranormales. Se logra la capacidad para controlar el aire. Se despierta un amor de tipo cósmico y no personal. La persona se torna elocuente y desarrolla un genio poético. Adquiere el poder de ver cumplidos sus deseos. Se desarrollan poderes de sanación psíquica.

 El Anahata controla el sentido del tacto. Cuando se despierta incluso el sentido del tacto se vuelve muy sutil e incluso puede tocarse la materia astral, utilizando el sentido astral del tacto.  El órgano del sentido del tacto es la piel y su manifestación más activa son las manos.

 El elemento asociado al chakra Anahata es el aire o el viento.

El  aceite de rosa abre un camino por el cual fluye el amor divino y el entusiasmo. Despertador de la energía del corazón, la fragancia exquisita de la rosa invoca la identidad y la pertenencia más profunda.

Cuando nos sentimos aislados y sin amor, el aceite de rosa trae el amor a nuestras vidas, en un camino de dentro a afuera. Un pequeño ejercicio: pensemos si somos amados suficientemente en el mundo. A menudo los momentos de infelicidad  son realmente un espejo donde aprender una nueva forma de ser y entrar en acción para llevar más amor a nuestras vidas. El aceite de rosas nos hace practicar el amor cotidianamente, mostrando nuestro amor a quien queremos.

Nuestros viajes más importantes se inician sólos, en soledad. Y, sin embargo, desde ese aislamiento se produce una alquimia que puede transformar nuestra vida espiritual. La soledad puede ser un don cuando nos refugiamos en el santuario del silencio. Si tomamos una pausa sagrada, nos ungimos con aceite de Rosa, reflexionamos en profundidad, con autenticidad, podemos acariciar nuestro corazón. La rosa de la vida y el amor desprende su fragancia en espiral para celebrar que nos abrazamos al divino amado.

El aceite de rosa nos ayuda a responder a preguntas como ¿con qué frecuencia tomamos un descanso sagrado para valorar con serenidad y profundidad nuestra calidad de vida?; ¿qué nos gusta tanto que nos quita la respiración?.

Es a través del corazón como sentimos el amor; y es a través del amor como permanecemos comprometidos con el proceso de vida. Cuando sentimos que tenemos capacidad de amar no respondemos simplemente a lo que nos sucede sino que nos transformamos en la fuente de ese amor en nuestra vida. Y la vida asume un significado diferente una vez que otorgamos la cualidad del amor a las personas o situaciones.

Cuando tenemos un lastre emocional que procesar, el corazón se congestiona y se agobia. El dolor físico o emocional es malo para el corazón y lo debilita. El aceite de rosa torna al corazón ligero, afectuoso y gentil.

La verdadera sanación afecta en todos los casos al corazón porque es el centro de todas las cosas. El perdón junto con la liberación de la ira y de la aflicción liberan al corazón para que sienta el amor en su estado natural. El perdón limpia nuestro espíritu y nos ayuda a liberanros del dolor de viejas heridas. Cuando admitimos que hemos dido heridos comenzamos el proceso de desbloquear la energía de nuestros corazones. El perdón es una forma de amor por uno mismo en la que liberamos al corazón del dolor para amar otra vez. La forma de sanar el corazón es deshacerse del dolor y bendecir a aquellos que nos han hecho daño; este gesto nos libera a ambos.  El aroma y la vibración del aceite de rosa nos ayudan en este noble cometido y llena de alegría y paz este centro tan crucial asiento del Espíritu.

Las terapias vibracionales como la homeopatía, la acupuntura y la aromaterapia pueden revitalizar el corazón y ofrecerle flexibilidad, ayudando a liberar la energía emocional estancada. El aceite de rosa despierta o aumenta nuestra para ocuparse de las emociones que no han encontrado expresión, lo que revitaliza el corazón incomparablemente.

El aceite de rosa contribuye al desarrollo de un corazón fuerte y flexible.

o   Según la teoría arquetípica de Jung, la energía del aceite de rosa se corresponde con con arquetipo del Loco, representado en el tarot por el hombre libre que camina sobre la carretera de la vida y ama a toda persona o cosa que se acerque a su órbita. También se corresponde con el arquetipo funcional del Amante, que es un arquetipo que ama a las personas, a los animales, a las planta, a toda la vida y, desde luego a sí mismo. Se acepta y ama a sí mismo como un ser total y completo y sabe que es digno de recibir amor.

El arquetipo disfuncional es el del Actor/Actriz, que juegan al amor, pero que no están suficientemente conscientes y esconden sus más oscuros sentimientos bajo las actitudes ocultas del poder y de la dominación. Es incapaz de una intimidad verdadera porque se resiste a sentir sus temores y su negatividad para amar o ser amado por otro. El aceite de rosa ayuda a la persona a desarrollar una capacida de amar, a vincularse a  otras persona, a sentirse a salvo y a abrir su corazón con fe y esperanza.

o   Según la teoría de la Jerarquía de las Necesidades, el aceite de rosa junto con el aceite de jazmín,  correlaciona con la satisfacción de las necesidades de amor y pertenencia. Ambos   entran en la órbita de la satisfacción de las necesidades  de amor y pertenencia. Estas necesidades se concentran en los aspectos sociales donde casi todo el mundo concede valor a las relaciones interpersonales y de interacción social. Dentro de las necesidades de amor y de pertenencia se encuentran muchas necesidades orientadas de manera social; la necesidades de una relación íntima con otra persona, la necesidad de ser aceptado como miembro de un grupo organizado, la necesidad de un ambiente familiar, la necesidad de vivir en un vecindario familiar y la necesidad de participar en una acción de grupo trabajando para el bien común con otros. La existencia de esta necesidad está subordinada a la satisfacción de las necesidades fisiológicas y de seguridad. 
Las condiciones de la vida moderna, en la cual el individualismo y la falta de interacción son un patrón de vida, no permiten la expresión de estas necesidades.
Otro  aspecto  es las necesidades de valoración (estima). 
Incluyen la preocupación de la persona por alcanzar la maestría, la competencia, y el estatus. La necesidad de estima es aquella que se encuentra asociada a la constitución psicológica de las personas. Maslow agrupa estas necesidades en dos clases: las que se refieren al amor propio, al respeto a sí mismo, a la estimación propia y la autovaloración; y las que se refieren a los otros, las necesidades de reputación, condición, éxito social, fama y gloria. 
Las necesidades de valoración son generalmente desarrolladas por las personas que poseen una situación económica cómoda, por lo que han podido satisfacer plenamente sus necesidades inferiores. En cuanto a las necesidades de estimación del otro, según Maslow estas se alcanzan primero que las de estimación propia, pues generalmente la estimación propia depende de la influencia del medio.

 AFIRMACIÓN:  “ME RINDO AL NÉCTAR FRAGANTE DEL CORAZÓN”

                               “EL MUNDO ENTERO SE HALLA  DENTRO DE MÍ”.

                                “YO ESTOY  EN TODOS. TODOS ESTÁN EN MÍ”

MEDITACIÓN: Mientras nos ungimos con aceite de rosa las muñecas, el cuello, la nuca y las sienes, respiramos profundamente , nos relajamos y llevamos la atención al chakra Anahata. Visualizamos un gran cono de luz verde que gira parte desde la columna hacia el exterior del cuerpo y esta luz gira en dirección horaria. Vemos que el amor de Dios se almacena en este chakra. Empezamos a desmantelar la cubierta de protección que hemos construído para salvaguardarnos del daño que puedan infringirnos los demás. Miramos dentro del corazón y observamos la flama eterna : es Dios que brilla en nuestro interior. Respiramos suavemente y liberamos cualquier tensión que exista en el corazón. Sentimos la calidez y sentimos el brillo del propio amor. Ahora podemos estar en paz sabiendo que el amor reside en nuestro interior. Estamos en paz con nosotros mismos, con nuestros hermanos y hermanas. Todo está bien en tanto avanzamos en el camino de la vida. Nos relajamos aún más, nos serenamos aún mas y sentimos la plenitud del amor sintiéndonos seguros.

BARÓMETRO EMOCIONAL AROMÁTICO: AMADO-AISLADO

MANTRA:  EL SONIDO “YAM” Y  “OM SHANTI” (PAZ INTERIOR).

NOTA MUSICAL: FA

 

ÁMBAR KASHMIR   

El aceite de Ámbar Kashmir debe  su nombre al aceite esencial del que está compuesto, el cual se extrae de un árbol que crece al norte de la India en la región del Himalaya, en Pakistán y Afganistán, el “cedrus deodorata” de la familia botánica pinaceae.  Es un aceite ampliamente usado en la alta perfumería internacional y en la producción de talcos y jabones. Es una nota media con un suave, fresco y delicado aroma aterciopelado.

o   Desde la teoría ayurvédica, el aceite de Ámbar Kashmir equilibra el dosha pitta.

o   Desde la teoría védica del yoga de los chakras, el aceite de Ámbar Kashmir entra en resonancia vibracional con el chakra quinto, el VISHUDDHA con una medida de 741 hz.  Se localiza en el cuerpo físico en la zona de la garganta y se corresponde íntimamente  con la glándula tiroides y las amígdalas. Está realcionado con los plexos nerviosos de la faringe y de la laringe. Vishuddha significa purificar y así se le considera el chakra de la purificación  (científicamente se considera a las glándulas tiroides  como realizadora de funciones antitoxínicas).

Conjuntamente con el Muladhara, el Vishuddha es el origen de todos los sonidos básicos: se dice que se originan las vocales, inscritas en los pétalos del chakra. Según los textos Vedas el despertar del quinto chakra genera capacidades telepáticas. Otras capacidades paranormales asociadas incluyen la indestructibilidad, el conocimiento pleno de los Vedas (los textos sagrados que exponen la ley del universo), la capacidad para conocer el pasado, el presente y el futuro, y la capacidad para sobrevivir sin alimento ni bebida.

 El Vishuddha está asociado con el sentido del oído y por lo tanto sus órganos de conocimiento y acción son los oídos y las cuerdas vocales. El elemento es el éter. La nota musical es SOL.

 El chakra Vishuddha es el puente entre el amor que emana del corazón y la sabiduría del intelecto. Es el vehículo de nuestros sentimientos y pensamientos que utilizamos para expresarlos. En este chakra expresamos el amor, la alegría, el miedo y nuestras aspiraciones espirituales superiores. Las ideas, los sentimientos y las opiniones nuestras encuentran forma en este centro. Cuando nos lamentamos, nos quejamos, suspiramos, nos reímos o gritamos, el timbre y el tono de nuestra voz y las inflexiones del discurso reflejan si estamos abiertos o bloqueados. También nuestros silencios reflejan nuestro estado interior y la forma en que nos sentimos en relación con el mundo  que nos rodea. Sin el discurso no podríamos relacionarnos al nivel que el ser humano ha evolucionado para hacerlo. Mediante el lenguaje podemos llegar a niveles de abstracción al que no podríamos llegar sin este medio.  

A causa de su situación y función, el chakra de la garganta es el más vulnerable de todos nuestros centros energéticos. Esto se debe a que la garganta está físicamente expuesta y no  protegida  por ningún músculo ni hueso. Es sensible al calor, al frío, a las corrientes de aire y a la humedad. Los niños que son tímidos o a quienes se ha infligido algún daño emocional, protegen sus chakras de la garganta bajando la barbilla en dirección al pecho indicando que tienen miedo de hablar.

Lo que se expresa verbalmente con palabras es nuestra intención consciente. El lenguaje no verbal expresa nuestra intención inconsciente. Lo que se expresa con suspiros, con barbillas tensas y mandíbulas apretadas o cuellos rígidos indica una energía reprimida, signo de que hay represión en la expresión de los sentimientos o de que algún sentimiento se ha reprimido.

 Existen muchas cosas que pueden destruir la energía del chakra Vishuddha .  La mentira, los chismorreos maliciosos y las críticas son la forma en que la energía íntegra y positiva que se ha desplazado desde los centros inferiores puede filtrarse hacia el exterior del sistema. Esta condición negativa hace que las personas permanezcan vinculadas a los chakras inferiores y las mantiene alejadas y desconectadas de sus verdades superiores.

 El aceite de Ámbar kashmir, gracias al reordenamiento energético que produce en el circuito Vishuddha, nos permite encontrar la forma adecuada de expresar nuestra verdad.  Al expresarnos sincera y confiadamente, expresamos claramente nuestros sentimientos frente a otras personas.

El aceite de Ámbar Kashmir nos permite expresar  nuestra verdad, lo que es vital para las relaciones. Nos ayuda a encontrar el equilibrio entre lo que decimos y sentimos. Esto requiere madurez y no siempre se logra, pero nos permite desarrollar nuestro sentido de la verdad. Al expresar nuestros sentimientos nos abrimos al verdadero camino hacia el perdón.

 El aceite de Ámbar Kashmir ayuda a las personas que no están preparadas para ocuparse de su energía emocional, las cuales suelen tener problemas en la garganta, la boca, los dientes y los oídos. Al limitar el flujo de energía en este centro bloqueando nuestra expresión no disponemos de la energía suficiente para alimentar estas zonas del cuerpo, llegando con dificultad a los centros superiores. Si hay pérdidas de energía en el chakra Vishuddha debido a la represión, la energía negativa se fijará en el cuerpo y formará la musculatura y la personalidad del individuo. La energía nunca se elevará hasta la mente superior para ser expresada como pensamientos, opiniones o tomas de conciencia, y debido a esto se puede producir inflamación de tejidos, rigidez en los huesos y otros problemas derivados de este bloqueo. El aceite de Ámbar Kashmir nos ayuda  a sentirnos libres para expresar nuestros pensamientos y sentimientos con lo que nuestras funciones emocionales y mentales estarán más reguladas.

El chakra Vishuddha es un centro espiritual donde empezamos a escuchar nuestra voz interior y la palabra de Dios dentro de nosotros. Si mantenemos este centro cerrado, nos perderemos los mensajes que intenta comunicarnos nuestro Ser superior. Sin esa conciencia, ignoramos nuestra voz interior y reprimimos nuestra fuerza, nuestra intuición y nuestra creatividad. El aceite de Ámbar Kashmir nos brinda el apoyo para poder escuchar tranquilamente nuestra voz interior que nos conduce a las personas y lugares que abren nuestro corazón y sanan nuestra mente. 

o   Según la teoría de los arquetipos junguiana, el aceite de Ámbar Kashmir está relacionado con el arquetipo funcional del Comunicador, que representa a cualquiera que hable con honestidad y se proponga realmente decir aquello que dice. Mantiene su palabra, puede confiársele información vital, y se mantendrá firme pese a las oposiciones que encuentre, manteniéndose siempre fiel a sí mismo y a los demás.

El arquetipo disfuncional es el del Niño Silencioso, que vive un estado de supresión en el que no se han expresado la ira, la frustración y en algunas ocasiones, sentimientos de violencia. Esta persona permanece cerrada con el fin de no revelar su intenso dolor y tristeza, o el haber sido objeto de abuso.

El aceite de Ámbar Kashmir ayuda a la persona a superar su timidez y expresar su verdadero yo.  La persona empieza a autoaceptarse reconociendo que lo que tiene que decir es importante y valioso. Esto incluye estar dispuesto a expresar los sentimientos y el dolor

o   Según la teoría de las Satisfacción de las necesidades de Maslow, el aceite de Ámbar Kashmir se relaciona con la satisfacción de las necesidades de autorrealización, también conocidas como necesidades de autosuperación o  autoactualizacion.

Las necesidades de autorrealización son más difíciles de describir porque son distintas y únicas, y varían además de un individuo a otro.

La autorrealización es un ideal al que todo hombre desea llegar, se satisface mediante oportunidades para desarrollar el talento y su potencial al máximo, expresar ideas y conocimientos, crecer y desarrollarse como una gran persona, obtener logros personales, para que cada ser humano se diferencie de los otros.

En este contexto, el hombre requiere trascender, desea dejar huella de su paso en este mundo, una manera de lograrlo es crear y realizar su propia obra.

 AFIRMACIÓN:   “EXPRESO MI VERDAD SIN MIEDO PARA REALIZAR MIS

                                SUEÑOS”

MEDITACIÓN: Nos ungimos de aceite de Ámbar Kashmir vertiendo una pequeña cantidad del aceite en las palmas de las manos y la extendemos por las muñecas, brazos, nuca, cuello, sienes.  Nos sentamos con la espalda recta y nos relajamos. Inclinamos la cabeza hacia el cuello y liberamos la tensión de las vertebras cervicales. Canalizamos nuestras verdades interiores a través de la parte posterior del cuello, así que es importante que esta parte esté suave, flexible y abierta. Respiramos hacia la garganta y sentimos la expansión que se produce en la parte posterior de la misma. Esta es la respiración ujayi, en la que  se respira y expira por la nariz.  Cuando exhalamos se produce un sonido similar al de las olas del mar  (sonido del océano). 

Sentimos la energía contenida en el interior de nuestra garganta y alrededor de la boca y orejas. Liberamos la energía del miedo, el dolor o la ira que hemos tragado y la reemplazamos por la energía de nuestra voluntad, verdad y creatividad. Relajamos la mandíbula y experimentamos una sensación de libertad, abandonando el control unos minutos.

Afirmamos mentalmente que nos expresamos libremente de un modo que apoye a nuestro Ser más profundo. Afirmamos nuestra valía personal y el valor de nuestra comunicación. Reconocemos que somos libres para expresarnos del modo que mejor se adapta a nuestra forma de ser. Afirmamos nuestro derecho a expresar nuestra verdad.

BARÓMETRO EMOCIONAL AROMÁTICO:  TÍMIDO-COMUNICATIVO

MANTRA: EL SONIDO “HAM”.                 

NOTA MUSICAL: SOL

SÁNDALO 

El sándalo es una oleorresina extraída del árbol santalum álbum,  árbol parásito, de hojas perennes, que crece en la India e Indonesia, pero es en la región de Mysore donde se produce la calidad mejor y más costosa. Antiguamente, los árboles se talaban o arrancaban de cuajo, para luego cortarles las ramas y raíces. Los troncos se dejaban en el suelo durante meses, permitiendo así a las termitas comer la albura para exponer la madera odorífera, la única parte del árbol que se comercializa. Hoy día, dada la escasez del producto, el aceite esencial se obtiene mediante la destilación de las raíces y del corazón de la madera de sándalo,  los cuales son  reducidos a polvo y secados.

 Es una nota base amaderada, oriental y muy tenaz.  Se utiliza sobre todo en los perfumes cálidos y orientales.

Es una de las materias primas más antiguas y más conocidas. A pesar de sus 4 milenios de historia, el aceite  apareció en la perfumería moderna solamente durante el siglo pasado. Algunos de los últimos perfumes que contienen en su formulación el aceite de sándalo son: “Amor, Amor” de Cacharel,” Ange ou Démon Le Secret Santal d’Hiver” de Givenchy y “Very irrésistible Cedre d´Hiver” de Givenchy, como perfumes femeninos ; y “La force” de D&G, “Hypnose” de Lancome  y “Bleu” de Chanel como perfumes masculinos.

 El árbol ha desempeñado un papel importante en los ritos religiosos de  hindúes y  budistas.

En medicina china, se utiliza el aceite de sándalo para curar los dolores de estómago y los problemaas dérmicos; acrecienta la longevidad y fortalece la resistencia a las enfermedades.

o   Según el ayurveda, el aceite de Sándalo disminuye el dosha kapha y pitta e incrementa el dosha vata.

o   Desde la teoría de los chakras, la fragancia cálida y picante del sándalo correlaciona con la energía vibracional del sexto chakra o chakra AJNA,  sincronizándose en 852 hercios.  

El elemento es la región del fuego, el equilibrio entre la energía solar y lunar.

 En los vedas se denomina frecuentemente el Ajna como el centro rector.  Se localiza donde emergen los tres nadis mayores, Ida, Pingala y Shushumna para formar un único conducto, que continúa después hacia el chakra Sahasrara o séptimo chakra.  Parte de la fuerza vital que aquí se recoge de los tres nadis fluye hacia el Sahasrara, mientras que el resto se dispersa por los chakras aúricos. En el cuerpo físico, el chakra Ajna se halla íntimamente conectado con la glándula pineal y con el punto que se halla entre las cejas.

El aceite de Sándalo nos ayuda a concentrarnos en el centro Ajna y la persona entra en contacto con la gran fuerza que se aloja en los nadis Ida, Pingala y Shushumna, lo cual conduce a grandes cambios psíquicos y a una purificación de la mente. Cuando está activado el chakra Ajna, el practicante se pone en contacto con la conciencia más levada, al liberarse del gran acúmulo de energía latente en la glándula pineal. (Hay vedas que asocian el Ajna con la glándula pineal, mientras que otros le asignan la glándula pituitaria).

El aceite de Sándalo nos pone en contacto con el “gurú interior”, es decir, con la fuente innata de conocimiento profundo y de sabiduría que reside dentro del chakra Ajna de cada individuo. Contactar con el “gurú exterior” (el ángel guardián de cada uno)  es algo que también el aceite de Sándalo hace posible.

En la meditación usando  el aceite de Sándalo en el quemador o como perfume, entramos en un estado de concentración profunda en el que se diluye de forma temporal la autoconciencia y la conciencia del ego, y pueden oírse voces del gurú interior y el gurú exterior.

 A medida que se despierta el Ajna, se desarrolla también la comunicación con los demás y la percepción clarividente. 

 El centro Ajna tiene la capacidad de controlar nuestras respuestas ante las situaciones con el fin de que nos expandamos para aceptar nuestra realidad o que, por el contrario, nos contraigamos y nos apartemos de ella. Nada de lo que digamos es suficiente para describir las capacidades de este chakra en relación con la transformación personal y espiritual.  

 Cuando crecemos en espíritu, se nos revelan los misterios de la vida y poder colaborar con nuestro Dios a mejorar nuestra vida y lograr que este planeta se convierta en un mejor sitio para vivir.

El aceite de Sándalo nos centra en este chakra y somos capaces de mirar en lo profundo de nuestra propia naturaleza para evaluar nuestras elecciones. El discernimiento es una cualidad de este centro. El aceite de Sándalo centra nuestra visión para que podamos escoger a las personas, cosas y situaciones que sirven a nuestro bien superior. Cuando las elecciones que realizamos son sabias, es el resultado de un buen funcionamiento del centro del entrecejo.

 El aceite de sándalo proporciona una perspectiva superior desde la que contemplar la vida. Cuando nos sentimos obcecados por el tráfago de la vida, se disipa nuestra energía constantemente en nuestro afán y nos vemos consumidos emocionalmente e incapaces de una visión clara del futuro, el aceite de sándalo nos da una visión distanciada y clara, y encontramos la manera para disponer  de tiempo para nosotros mismos.

Cuando buscamos consejo, tutela o la valoración de algún aspecto concreto de nuestra vida, el aceite de sándalo nos amplia la visión clara que abarca grandes distancias, como si nos hubiéramos subido a una montaña muy alta. El aceite de sándalo nos apoya para que abandonemos el punto de vista del presente y accedamos a otro punto de vista más amplio.

 Cuando necesitemos un pequeño período sabático: nos ungimos con aceite de sándalo, nos relajamos y nos tomamos tiempo (un día, un fin de semana, una semana…) para un corto periodo en nuestra vida, en el matrimonio, en el trabajo, las preocupaciones y practicamos la meditación, la contemplación, quizá el ayuno. Utilizamos el aceite de sándalo en baños o ducha, en quemador y como perfume profusamente. Nuestra intuición y capacidad de visión se verá aumentada; obtendremos una visión ampliada hasta el universo, muchos aspectos, hasta ahora misteriosos,  se nos desvelarán.

El aceite de sándalo nos ayuda a responder a preguntas como ¿con qué herramientas contamos para la contemplación?; ¿necesitamos abordar algún tema mediante otra vía de aproximación?.

 Normalmente, el centro Ajna adquiere su poder total tardíamente en la vida. Se necesita tiempo para acumular suficientes experiencias vitales como para disponer de algo se sabiduría para discernir cuál es el camino que mejor refleja la totalidad de nuestras esperanzas, sueños y deseos. El aceite de Sándalo como perfume o en quemador abre este centro, de forma que buscamos profundidad y calidad en las experiencias, acelerándose este proceso.  Mediante la oración, meditación y la intención, nos abrimos a la riqueza y belleza de la vida.

o   Según la teoría de los arquetipos de C.G. Jung, el  aceite de Sándalo tiene una relación directa con el arquetipo funcional del Intuitivo, aquella persona que ha avanzado hacia ese conocimiento más profundo que llamamos intuición. Este arquetipo posee el don de la visión interior o clarividencia y confía en su conocimiento interno, siguiendo la orientación que su visión interna le proporciona.

El aceite de Sándalo ayuda a todo aquel que se encuentre en el arquetipo disfuncional que es el Intelectual a trascender la sobreintelectualización de la vida, lo cual significa que la persona teoriza acerca de todo y trata de dominar el entorno viviendo solamente a partir de los dictados y construcciones del cerebro izquierdo, suprimiendo sus sentimientos.  El aceite de Sándalo ha sido usado por siglos para desarrollar la intuición e imaginación, para alcanzar una visión y sabiduría interna,  poner  el intelecto al servicio del espíritu y encontrar  una forma equilibrada y holística de gestionar la vida.

o   Según la teoría de la satisfacción de las necesidades de A. Maslow, el aceite de Sándalo correlaciona con la satisfacción de las necesidades de saber y comprender. Estas necesidades de orden cognoscitivo serían derivaciones de las necesidades básicas, expresándose en la forma de deseo de saber las causas de las cosas y de encontrarse pasivo frente al mundo. Se basa en la necesidad que tiene el hombre por saber y descubrir cosas nuevas y de las que ya lo rodean en el mundo, así como también explorar lo desconocido. El aceite de Sándalo con su vibración sintoniza a la persona en la satisfacción de esta necesidad.

AFIRMACIÓN:       “DIRIJO   LA MIRADA  AL  LEJANO HORIZONTE”

MEDITACIÓN: Nos ungimos en aceite de Sándalo la zona de las muñecas, cuello, sienes,  y entrecejo. Nos sentamos cómodamente y respiramos en profundidad varias veces a la vez que nos relajamos.  Nos concentramos en el punto del entrecejo y con los ojos cerrados, miramos internamente hacia esa zona. Visualizamos un cono de luz azul índigo que gira en sentido horario. Visualizamos cualidades de este centro como la sabiduría, el discernimiento, la imaginación e intuición, la información y la cultura. Con cada respiración ampliamos estas cualidades. 

 

BARÓMETRO EMOCIONAL AROMÁTICO: REFLEXIVO-OBSTINADO

MANTRA: “OM”

NOTA MUSICAL: “LA “

 

 LOTO                                         

 El aceite sagrado del Loto es extraído de la nymphaea caerulea.  El loto azul era la planta más importante del Antiguo Egipto, cuyo término era “seshen”. Debía su nombre a una serie de razones. De acuerdo a la tradición egipcia, el Dios sol Ra había nacido de

 una flor de loto flotando en las aguas primordiales. Este concepto religioso

 entendía que el difunto aspiraba a ser renacido en una flor de loto al igual

que Ra.  En la tumba de Tutankhamon se encontró una escultura de madera

 representando este momento. Era el símbolo del dios Nefertum.

 Análisis recientes sugieren que el loto azul contiene componentes psicoactivos  de naturaleza estimulante. Esta podría ser la razón de la popularidad de la planta en el Antiguo Egipto. Su presencia es ubicua en la decoración de las tumbas de todos los periodos históricos y jugaba un papel muy importante en las creencias funerarias y la naturaleza sexual del milagro del renacimiento. Se han encontrado restos de flores de loto en sarcófagos, por ejemplo dispersadas sobre la momia de Tutankhamon.

Los egipcios, como grandes observadores de la naturaleza, vieron que el loto azul se abría al amanecer orientado hacia el este, viendo el centro de oro intenso fijado contra los pétalos azules, aparentemente una imitación del cielo que saludaría el sol, lanzando un suave perfume dulce. Con la oscuridad volvía a cerrarse y a hundirse en las aguas. El proceso se repetiría de nuevo al día siguiente. La flor fue ligada por consiguiente firmemente al levantamiento y al ajuste del sol. Esto es al contrario del loto blanco, que abre sus flores al ponerse el sol.

Las flores de loto decoraban las mesas de ofrendas a los dioses.  Hay registros de que no menos de 3.410 bouquets había ofrecido Rameses III al templo de Amón.

 En el Antiguo Egipto el aceite de Loto se usó como remedio terapéutico de muchas enfermedades, sobre todo patologías del hígado y en enemas. También se añadía a recetas culinarias. Dioscórides relata que las raíces del loto se comían crudas  y que las semillas se usaban como componentes del pan.  Prospero Alpini cuenta que los egipcios de su tiempo consideraban el loto como refrescante, usando el aceite de loto disperso en agua templada  en la bañera para sumergir a una persona en estado febril.           

o   Desde la teoría ayurvédica, el aceite de loto alivia el dosha pitta, enfriándolo y aumenta el vata.

o   Desde los  Vedas de los chakras, el aceite de Loto correlaciona vibratoriamente con el séptimo chakra, chakra corona o chakra  SAHASRARA, sincronizándose en 960 hz.

El elemento del chakra Sahasrara es la consciencia.

El séptimo centro está situado en la parte superior de la cabeza.

Este chakra controla todos los aspectos del cuerpo y de la mente. Cuando está abierta en este chakra “la puerta del Brahman”, se puede abandonar el cuerpo físico y entrar en el reino de lo astral o de lo causal. Por lo general es el último que se despierta. Normalmente se trata simplemente de una depresión del cuerpo etérico que permite la libre entrada de la fuerza divina. Sin embargo, a medida que una persona avanza en su desarrollo espiritual y empieza a recibir la luz divina, el chakra se invierte, convirtiéndose en un canal de irradiación más que de recepción. De él emanan suaves vibraciones de diferentes tonalidades, entre las que predomina el violeta. Las escrituras hindúes describen el Sahasrara como un loto de mil pétalos.

 El chakra Sahasrara es el centro energético más cercano al cielo y al cosmos. Funciona como una antena, un receptor de la energía divina que llega a nosotros en la forma de inspiración, guía y protección.

El aceite de Loto nos facilita la preparación para desarrollar nuestra espiritualidad y aceptar nuestra naturaleza divina. Gracias a la apertura de este centro, estamos abiertos a la ilimitada y abundante gracia de la Inteligencia Universal.

El aceite de Loto nos sintoniza con la consciencia del todo y reconocemos que el todo es parte de nosotros.

Podemos usar el aceite de Loto en cualquier práctica espiritual. Las grandes religiones y culturas espirituales reconocen la importancia de este chakra. Es una zona del cuerpo que todos los devotos religiosos mantienen cubierta.

El aceite de Loto resuena con la vibración del chakra Sahasrara. Este centro puede controlar el dolor corporal y abrir la mente a una contemplación profunda de la naturaleza de Dios y los trabajos del cosmos. Las personas que siguen un camino espiritual y que no necesariamente estén afiliadas a una religión oficial pueden abrir el chakra Sahasrara viviendo su vida según sus verdades superiores.

 El aceite de Loto nos ayuda a vivir de acuerdo con la conciencia espiritual superior, con lo que no ponemos la energía en la lucha de la vida.

o   Según la teoría de los arquetipos junguianos, el aceite de Loto se relaciona con el arquetipo funcional del Gurú, que supone el nivel más elevado de responsabilidad y fuerza. Aquí somos uno con el origen, somos totales y completos.

El aceite de Loto con su elevada vibración, ayuda a la persona a superar el arquetipo disfuncional del Egotista, cuya conexión con el universo está cerrada y no tiene consciencia de su espiritualidad. La persona ha alcanzado alto grado de desarrollo de consciencia, sin embargo, rechaza obstinadamente cualquier  interés por la espiritualidad. El egotista no reconoce el poder o la presencia de nadie o nada superior a sí mismo.

El aceite de Loto ayuda a la persona a darse cuenta de que cada uno de nosotros es un aspecto de Dios. La persona se sintoniza con su naturaleza divina, desapegándose de la identificación con el ego  que le da un falso sentido de sí.

o   Desde la teoría de la Satisfacción de las Necesidades, el aceite de Loto tiene relación con la satisfacción de las  Necesidades estéticas. Las necesidades estéticas están relacionadas con el deseo del orden y de la belleza, tanto de lo que lo rodea como de sí mismo. Estas necesidades estéticas incluyen: necesidad por el orden, necesidades por la simetría, la necesidad de llenar los espacios en las situaciones mal estructuradas, la necesidad de aliviar la tensión producida por las situaciones inconclusas y la necesidad de estructurar los hechos, necesidad de tener ambientes gratos que rodeen a los hombres, etc.; es decir, la necesidad de encontrar armonía en el universo al que la persona es consciente que pertenece. El aceite de Loto sintoniza a la persona para encontrar un orden armónico, bello y estético  en su entorno y en el espacio, que trasciende las barreras de la tercera dimensión, hacia el universo. 

AFIRMACIÓN:               “SOY UNO CON EL TODO”        

 MEDITACIÓN: Nos ungimos con aceite de Loto muñecas, nuca, cuello y sienes. Nos sentamos tranquilamente y reflexionamos sobre nuestra naturaleza superior. Respiramos suave y profundamente.  No hay nada que hacer para ser uno con la Fuente dentro de nosotros. Reconocemos y aceptamos nuestro Ser. Lo amamos. Es tiempo de dar gracias por todo lo que hemos  sido, somos y seremos, como regalo de la Fuente en reconocimiento de nuestro verdadero Ser.

MANTRA: Los Vedas no mencionan ninguna sílaba. Hay autores modernos que hablan de “ALL” o    “TODO”

NOTA MUSICAL: “SI”