Los Aceites Sagrados son elaborados en Egipto desde tiempos inmemoriales mediante un antiguo método alquímico de extracción del aceite esencial de la planta a través de un aceite base portador que captura la molécula aromática del aceite para evitar la evaporación de éste, ya que los aceites esenciales se caracterizan por ser de volatilidad inmediata. De esta manera, todos los ingredientes de todos los perfumes o aceites perfumados elaborados a la antigüa usanza no contienen ningún ingrediente elaborado o reconstituido químicamente. Por todo lo expuesto, podemos asegurar que son Aceites Perfumados con energía vital, el principio de toda vida. Las propiedades trascendentales de las fragancias, de los aromas, fueron reconocidas tan atrás en el tiempo como podemos recordar; de hecho, los primeros perfumistas conocidos fueron sacerdotes de Khemit, el Antiguo Egipto, que creían que  los olores provenían de los dioses (Neteru), y eran emanaciones de los ojos o de los huesos, en particular del ojo del dios sol Ra.

Es casi imposible exagerar la importancia de los aceites perfumados, ungüentos  e inciensos en el antiguo Egipto, que se utilizaron desde  los tiempos predinásticos (antes de 3010 aC).  Estos aceites fueron utilizados en los rituales diarios del templo, en los ritos funerarios,como  cosméticos y como medicinas. Se decía que las Neteru (dioses y diosas) eran los seres más fragantes imaginables, y las estatuas del templo fueron ungidas diariamente con perfume. Se sabe que durante su reinado, Ramsés III ofreció más de 16.000 jarras de perfume a los dioses.

                                         

El proceso alquímico es una tradición y arte antiguo practicado en Egipto, Asia y Europa cuya finalidad es purificar, madurar y perfeccionar ciertos objetos o sustancias, en este caso, el perfume, a través de la transmutación de una sustancia cualquiera en una noble o de mayor vibración energética. La sustancia alquímica obtenida sirve para buscar la perfección en el cuerpo y el alma humana, de modo que elimina la enfermedad, el deterioro y el desequilibrio.
No debemos confundir el proceso alquímico con ningún trabajo energético realizado por una o varias personas con una intención, sea esta cual fuere. 
El perfume, tal como lo conocemos hoy, no podría haberse creado sin la alquimia. El  perfume se mueve entre el rango de lo tangible y lo intangible, lo terrenal y lo etéreo, lo real y lo mágico.
Desde diferentes fuentes procedentes  del Antiguo Egipto, en concreto la lista de perfumes grabadas en relieve en las paredes del laboratorio de Edfú, en el templo de Isis en Philae y las tablillas encontradas en Saqqara, así como en los Textos de las Pirámides,  nos llegan  nombres y usos de estos Aceites Sagrados, uno de los cuales era el cedro. En las tablillas se citan  siete y nueve  Aceites Sagrados. Además, existen otros aceites usados por los sacerdotes que implicaba un conocimiento superior y un nivel iniciático elevado. En general, se destacan los 14 Aceites Sagrados relacionados con distintos centros energéticos del ser humano (y otros seres vivos), los cuales establecen relaciones entre sí importantes y determinantes para la salud física, mental y emocional y la evolución espiritual.  
                                    
                                    Relieve del laboratorio de Edfú. Templo de Edfú                                                 Tablilla de Saqqara. Museo de Saqqara
                                                   
Estos aceites se han usado en unción sobre los puntos energéticos, masaje e inhalación del vapor del aceite mediante lámparas y quemadores para la sanación y la curación de la mente, el cuerpo y el espíritu de los seres humanos durante miles de años. Fueron considerados los principales olores de unción, dada su extremada potencia alquímica (sanadora y transformadora) y consecuentemente sus profundos efectos curativos. 
                                                                                  
                                                                                   Ihat, sacerdotisa de Hathor con flor de loto azul. Saqqara, 2453 a.C
El aroma inhalado a través del olfato constituye una forma única de comunicación, pues es la única información de los sentidos que va directamente al cerebro medio, al llamado sistema límbico que controla las emociones y está asociado al hipocampo donde se almacenan los recuerdos, también las memorias inconscientes,  y se emite una respuesta sin tomar relevo en  la corteza cerebral (neocórtex) donde tiene lugar el procesamiento intelectual.  Es pues una respuesta primitiva y no controlada por el pensamiento. Ciertos aromas pueden liberar bloqueos, traumas, comportamientos adictivos y autodestructivos, "ataduras al pasado que se manifiestan en el presente", dado que hacen aflorar estos recuerdos asociados a experiencias personales o incluso heredadas de la familia o de la especie (filogenéticas). Además, algunas de estos aromas (Aceites Áuricos) activan la memoria cósmica.
Los efectos de los Aceites Sagrados se dan en tres niveles: Efectos Físicos, Efectos Mentales, Efectos Espirituales. Algunas fragancias son calmantes del sistema nervioso, mientras que otras estimulan los centros sexuales, algunas tienen propiedades curativas, y algunas activan los centros psíquicos.
Los Aceites Sagrados de Florian´s Aromaterapia son importados desde ciertos laboratorios en Egipto que continúan practicando el antiguo método alquímico de elaboración del perfume. Son familias que han conservado la tradición oral de Khemit, utilizan sólo materias aromáticas puras y siguen las instrucciones precisas para que el aceite perfumado resultante sea algo más que un perfume y sus efectos sean terapéuticos y transformadores, (aunque sus aromas bien nos complacerán a la hora de perfumarnos). Es importante mencionar que estos perfumes son importados desde Egipto por la importancia que tiene el suelo, el agua y el sol a la hora de energetizar un compuesto.
Cada aceite tiene un propósito específico a nivel físico y energético, que depende de los  ingredientes que lo componen. 

En primer lugar, listamos los 7 Aceites Sagrados utilizados para los chakras físicos (centros primarios) o Aceites Físicos y a continuación listamos  los 7 Aceites Sagrados relacionados con los distintos niveles del aura o Aceites Áuricos. 
LOS 7 ACEITES SAGRADOS FÍSICOS

ÁMBAR ROJO, que se corresponde vibracionalmente con el primer chakra

MUSK O ALMIZCLE, cuya correspondencia en octava vibracional la hace con  el segundo chakra

JAZMÍN, aceite que entra en resonancia vibracional con el chakra tercero o plexo solar

ROSA, el aceite por antonomasia de la perfumería tradicional. Es un aceite clave en nuestros días ya que la correspondencia la establece con el chakra cuarto.

ÁMBAR CACHEMIR, aceite sagrado que vibra en sintonía con el chakra quinto.

SÁNDALO, cuya vibración entra en resonancia con el sexto chakra.

LOTO, antiquísimo aceite que se usa para realizar la conexión espiritual a través de nuestro séptimo chakra.

LOS 7 ACEITES SAGRADOS ÁURICOS

PAPIRO: Octavo chakra, conectado al séptimo chakra, representado éste por la energía vibracional del loto, y éste séptimo chakra a su vez se conecta por el canal shumshumna al chakra 1, ámbar rojo.

MIRRA: Noveno chakra. Conectado al sexto chakra, representado por la energía vibracional del sándalo. Éste sexto chakra se conecta a través de shushumna al segundo chakra corpóreo, musk.

INCIENSO: Décimo chakra. Conectado al chakra 5, energía vibracional del ámbar cachemir, y éste a su vez unido por el canal central al 3, jazmín.

FLOR  DEL NILO: Onceavo chakra. Este se conecta al chakra 4, energía vibracional de la rosa o chakra del  corazón,  el templo del alma, donde siempre retornamos para vivir una nueva experiencia de vida. El cuarto chakra corpóreo queda libre en el sentido de que no forma par con otro corpóreo, o mejor, forma par consigo mismo. Es el crisol transformador a través del cual debe pasar la energía cuando va de un mundo a otro. Es la forma vibracional 11, la forma más alta de energía vibracional.

AGUA DORADA: (aceite esencial de la Acacia de Arabia, acacia nilótica. La flor o el aceite esencial de la flor de la  acacia fue el verdadero “oro” que los Reyes Magos de oriente dieron al niño Jesús)

Es el chakra doceavo. Se conecta con el chakra 5 y a el aceite de Ámbar cachemir, y este a su vez al chakra 3 y el aceite de jazmín.  

CARNATION: Chakra treceavo. Se conecta con el chakra 2, musk, y éste a su vez con el chakra 6, sándalo, a través del canal central shushumna.

FLOR DE SAQQARA: Chakra catorceavo. Se conecta con el 1 chakra corpóreo o vibración del Ámbar Rojo, y éste a su vez con el 7º, loto, Chakra a través del canal shushumna.

                                

CÓMO USAR LOS ACEITES SAGRADOS

  • Los Aceites Sagrados son sólo para uso externo. Evitar el contacto con los ojos.

  • Los Aceites Sagrados y los Aceites Perfumados en general, pueden aplicarse directamente en la piel, ser añadidos al baño o vertidos en un pañuelito o bolita de algodón que se coloca sobre la piel o las prendas de vestir. 

  • Aconsejamos que primero se aplique el aceite en una pequeña zona de la piel para comprobar que no haya intolerancia o reacción alérgica. 

  • Una forma sencilla y eficaz es colocar una pequeña cantidad del aceite en el centro del corazón o sobre los distintos centros energéticos del cuerpo (pies, rodillas, manos, y el resto de chakras físicos)

  • Los aceites no tienen que estar físicamente en contacto con el cuerpo para tener un efecto beneficioso. Una pequeña cantidad de aceite se puede aplicar a un pañuelito y utilizarse en un quemador cuando se está sentado, trabajando, meditando o durmiendo.

  • Inhalar la fragancia directamente de la botella tomando 3 respiraciones.

  • Los aceites se pueden utilizar con seguridad todos los días durante períodos prolongados. Han sido creados para trabajar con la sabiduría natural del cuerpo, que tomará solamente la cantidad de energía que necesita para reequilibrarse y sanarse.

  • Cualquier aceite se puede colocar en cualquier lugar del cuerpo. A medida que se adquiere experiencia en el trabajo con los aceites, la intuición guía a este.